CONTRATACIÓN PÚBLICA

La legislación de contratos regula el procedimiento que deben seguir las entidades integradas en el sector público para la realización de obras, la adquisición de bienes, la contratación de servicios y demás prestaciones que deban satisfacer de manera onerosa.

La contratación pública debe garantizar el cumplimiento de los principios de libertad de acceso a las licitaciones, no discriminación e igualdad de trato entre los licitadores y publicidad y transparencia de los procedimientos. Asimismo, la contratación del sector público debe asegurar una eficiente y sostenible utilización de los fondos públicos, mediante la exigencia de la definición previa de las necesidades a satisfacer, la salvaguarda de la libre competencia y la selección de la oferta económicamente más ventajosa para las entidades públicas.

Estos son los principios generales que guían la contratación de las entidades públicas administrativas; por otra parte, esta materia resulta compleja y en permanente evolución legislativa tanto en el ámbito nacional como en el europeo. Por ello, que deben tenerse siempre actualizados para garantizarse una adecuada gestión y/o auditoría de los gastos presupuestarios en materia de contratación.